Grúas para ancianos

La mejor selección de grúas para ancianos

Las grúas se han convertido en un fuerte aliado para diferentes necesidades tanto de transporte como de elevación de pacientes que están en inmovilidad total o parcial. Su función se puede aplicar en diferentes entornos, como las grúas hospitalarias, de uso clínico e incluso en el hogar; dentro de la gama de grúas hay una variada diversidad de presentaciones, desde la más compacta para el hogar hasta las de dimensiones de amplias coberturas que pueden movilizar a una persona en diferentes puntos y direcciones con plena facilidad.

Para las personas que no conocen mucho del tema, la función básica de una grúa es elevar el cuerpo de una persona con escasa movilidad ya sea para su aseo, cambio de lugar y posición, además de colaborar en funciones más complejas como terapias de recuperación motriz, entrenamientos de equilibrio y estabilidad. De esta forma se hacen más fáciles y seguras las maniobras en los traslados de personas con discapacidad, reduciendo en gran manera la posibilidad de una caída o maltrato.

 

Tipos de grúas hospitalarias.

Dentro de los diferentes tipos de grúas hospitalarias que hay, ahondaremos sobre las grúas para ancianos. Es de conocimiento colectivo que con el pasar de los años las habilidades motrices se van minimizando, también se puede dar por el desgaste físico o la afectación de una enfermedad que genera cierto grado de parálisis, ya sea temporal como total. El aumento en los cuidados geriátricos que requiere una persona se van volviendo más complejos, en conjunto con las necesidades básicas como el aseo y la constante movilización, para evitar que se generen hematomas y falta de circulación en las extremidades y parte posterior del cuerpo. En ocasiones se vuelve difícil poder hacer todo esto por cuenta de un ayudante, puesto que se puede dar el caso de que la persona tenga sobrepeso o necesite de un cuidado más delicado por alguna especialidad; en tales casos se requiere de una ayuda mecánica para agilizar el proceso de los cuidados, sin dañar la integridad de los acompañantes que estén encargados de su cuidado.

 

De esta manera es que se refleja la necesidad de una grúa para levantar ancianos, que puede volvernos fácil el trabajo de movilizarlo con unos simples ajustes, y la grúa se encargará de hacer el trabajo difícil. El mecanismo consta de un par de postes con base rígida en forma triangular, en la parte superior de los postes hay una unión con acople hacia una extensión de donde cuelga un mecanismo de polea, el mecanismo tanto de la polea como de los postes y la extensión puede ser manual o eléctrico; de la polea cuelga un arnés que puede sostener un asiento o una camilla.

 

Hay diferentes dimensiones de grúas y también se modifican los modelos en función de la aplicación que vayan a ejercer. Para las versiones manuales, hay presentaciones con mecanismo de palanca y otras con polea manual; hay una versión que funciona como grúa para mover ancianos en casa o residencia geriátrica, con un tamaño pequeño y que trabaja de manera eléctrica, contando con medidor de batería, sensor y notificador acústico de batería baja y botón de parada de emergencia.

También se pueden ver variaciones de grúas que tiene multipuntos de flexión, alcanzando una buena altura y posición; la fijación y estabilidad de la grúa es bastante buena, aun cuando se está en constante movimiento. La mayoría de capacidades ronda entre los 125 kilogramos hasta un máximo de 175 kilogramos para la versión con mayor capacidad. Sus capacidades de elevación rondan desde los 15De manera que puede ser una fiel aliada a la hora de movilizar a una persona.

 

En cuanto a los costes, estos pueden variar entre los €400 hasta unos €4,000 dependiendo de la cualidad que se busca para cubrir la necesidad o impedimento. El precio de grúas para ancianos puede tener opciones más económicas, pues su uso se aplica más en el hogar. También hay variantes que se utilizan dentro del área terapéutica, estos tienen anclado al arnés una especie de asiento en forma de columpio, que le permite mantener un nivel cerca del suelo para los pies de la persona en tratamiento puedan caminar con facilidad sin tener que ocupar todo el peso del cuerpo. Estas técnicas se utilizan para mejorar y recuperar la estabilidad, fuerza y sujeción de las extremidades inferiores logrando grandes avances en la rama terapéutica.

 

Dentro del mercado de las grúas también existen grúas que apoyan a las áreas quirúrgicas, estas se utilizan para mantener el cuerpo o una parte de el en una extensión o elevación para ingresar de mejor forma en la zona donde se desea operar. También están las grúas más simples con una dinámica manual que se anclan sobre los pilares o base de las camas hospitalarias, la función de éstas es la de elevar uno o ambos miembros, superiores o más comúnmente los inferiores para cuando el paciente necesita reposo o mantenerse en una postura, ya sea con vendajes o yeso.

 

Otro caso donde es bastante utilizada esta herramienta es cuando se trata con algún paciente con un impedimento de movilidad y tiene a su vez sobrepeso; es en casos así en donde se requiere necesariamente de una grúa para mover al paciente de manera cómoda y eficaz. Las alturas que alcanzan los modelos de grúas están según sus dimensiones de los 1.49 metros hasta los 1.96 metros, quedando un buen margen de espacio en la parte inferior para movilizar una cama, camilla o silla de ruedas.

 

Existen grúas con base fija que es cuando solamente se puede mover en su muelle en el área de cobertura del mismo, o también las que cuentan con soportes con rodos, que pueden ser desplazadas hasta llegar al punto indicado, normalmente son los tamaños inferiores los que tienen la cualidad de movilizarse y al trabajar en su punto de acción tienen la capacidad de engrandecer la apertura de sus postes de base para ganar más estabilidad y trabajar con total seguridad.